La utopía de dominar la mente

¡Controla tus pensamientos! 

¡Pon tu mente en blanco!

¡Piensa en cosas positivas que te irá mejor!

....

 

¿Te suenan estas frases y consejos? 

En muchos momentos de nuestra vida parece que nuestra mente tiene vida propia y nos dice qué tenemos que hacer, sentir, decir, a quién tienes que juzgar o bien qué tiene que gustarte. Cuando nos damos cuenta de que lo que pensamos nos causa problemas, angustias, sufrimiento y desacuerdo con lo que realmente deseamos, el "antídoto" para resolver esa situación es "dominar la mente”. Normalmente actuamos de 2 maneras: o bien siendo más fuertes que estos pensamientos, o bien dejándonos llevar y no hacemos nada.

 

En mi caso particular, me costó entender el mecanismo de la mente a la hora de generar estos pensamientos y por qué no conseguía pararlos. Era como dejar el timón del barco a la mente y cuando atracábamos en un puerto cualquiera me decía: ¡Baja, ya hemos llegado! Y yo me preguntaba: ¿y dónde estoy? 

Si todo eso te suena, no te alarmes, hay solución :-) 

 

Como dice el título de ese texto es una utopía, una fantasía el hecho de dominar la mente. No hay que dominar o controlar nada. Cuanto más intentamos controlar algo, menos lo logramos. La clave aquí es reconciliarte con tu mente. Recuperar todo el poder otorgado a la mente a tu persona. 

Para que se pueda entender mejor:

  • llamemos a la mente de "Ego": aquel que defiende nuestros intereses de supervivencia, aquel que nos protege de todo y todos, aquel que siempre quiere ser el primero.
  • y llamemos a tu persona de "Yo verdadero": aquella persona que vino al mundo para ser feliz, que juega, que es pura, sin prejuicio, intuitiva y que construye y realiza los sueños. En resumen es aquella voz bajita que nos susurra algo en el oído.

Devolverle el poder a tu "Yo verdadero" te va a permitir hacer exactamente lo que quieres, y además tendrás claro lo que deseas en cada momento. No hay duda, solamente hay acción.

 

La armonía entre el "Ego" y el "Yo verdadero" es esencial para que fluya tu vida, para que tengas seguridad en tus decisiones y además para que te perdones si de repente te das cuenta que las cosas no han salido como querías. 

 

¿Cómo reconciliarse con el "Ego"? 

Te recomiendo dos pasos fundamentales para que empieces ese trabajo personal: 

1-) No le temas, el "Ego" no muerde :-) 

2-) Entiende cómo funciona el "Ego" en tu día a día - Auto observación constante. 

Cuando el "Ego" está equilibrado, es él que nos ayuda en:

  • el autocontrol
  • en tener una buena empatía con el otro (y no un contagio emocional - lo que hablé en el articulo anterior publicado)
  • practicar el perdón (propio y ajeno)
  • el amor propio
  • resumen: a moverte por el mundo defendiendo tus verdaderos intereses sin la necesidad de hacerte daño o dañar al otro.

 

El "Ego" funciona de manera equilibrada cuando está bajo las órdenes del "Yo verdadero". 

 

Cuando transformas en acción aquella "voz" que a veces oyes, estarás pasando el poder a tu "Yo verdadero". 

 

No te preocupes si has llegado a pensar que esa "voz" es el miedo o el temor. Cuando habla el "Yo verdadero", te aporta energía, te motiva y sobre todo está en consonancia con lo que siente tu cuerpo. 

Palabras del "Yo verdadero" = sensación corporal tranquila. 

 

Puedes llamar como quieras esa “voz interior”: intuición, corazonada, consciencia, mariposas en el estómago, emoción...

La clave para empezar a otorgar el poder a tu "Yo verdadero" es percibirlo, oírlo y hacerle caso. 

  • Si te cuesta mucho percibirlo, estáte atento(a) a esa “voz” que a veces oyes y que te pone en duda si tendrías que hacer o no hacer algo. 
  • Si te cuesta mucho oírlo, cuando empieces a oír la “voz”, ponte en silencio e indaga qué quiere decirte, establece un diálogo interno con él.
  • Si te cuesta mucho hacerle caso, ponte acciones más fáciles. Muchas veces poner en practica lo que queremos suele fracasar porque intentamos hacer algo complejo, que nos cuesta mucho. Lo menos es más. 

La “magia” solamente ocurre cuando la pones en práctica. 

Intentar, equivocarte y volver a intentarlo. Ese es el camino para establecer un nuevo hábito y conocer una versión mejorada de ti mismo. 

La práctica te permitirá crear casos de éxito, que a su vez te motivarán a seguir adelante con ese trabajo personal.  

 

Cuando empieces a escuchar tu "Yo verdadero", te sorprenderá de quién está ahí dentro y lo liberador que es dejarle salir y hablar. Vas a conocerte de verdad. Vas a despertarte de tus pesadillas y poder vivir la vida con el simple propósito de ser feliz.

 

¿Te atreves a oírte? Inténtalo y luego si te apetece cuéntame tu experiencia. 

 

Si te ha sido útil esta lectura y sientes que es un buen momento para plantearte una evolución personal, ponte en contacto conmigo para saber cómo puedo ayudarte.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0