• Fernanda

El punto de partida de tus problemas

Actualizado: feb 18

Hace tiempo, en mi proceso de autoconomiento, mi terapeuta Águeda Burgos me enseñó muchas cosas que me ayudaron inmensamente en mi camino, pero como todo en la vida, unas enseñanzas llegan más que otras y es justamente eso que me gustaría compartir contigo en este artículo.


Todos los problemas que tienes ahora en tu vida, no tiene nada que ver con lo que está fuera de ti, como por ejemplo las personas o el entorno. Lo de fuera solamente es un reflejo de cómo estás, tu estado de ánimo, tus emociones, en definitiva, tu relación contigo mismo.


Mi terapeuta me dijo: "Fernanda, no tiene nada que ver con lo de fuera, todo está dentro."


Bienvenido(a) a esta nueva reflexión que te invitará a ir un poco más allá en tu autoconocimiento y posiblemente descubrirás que todo lo que estabas buscando, siempre estuvo y está a tu disposición.


Muchas personas me buscan para ayudarles a reflexionar sobre los problemas que tienen o bien para solucionar ciertas situaciones que les molestan y les causan cierto caos emocional.

Lo que hay en común en todas las situaciones es que, no tenemos la costumbre o la voluntad de preguntarnos cuál es nuestra parte de responsabilidad. Solemos echar la culpa en otras personas o bien en la situación.


Antes de seguir, sería muy interesante que entendieras el sentido que le doy a la palabra “responsabilidad”en este artículo. Te recomiendo que no la interpretes como una obligación o una carga, sino el sentido más "sano psicológicamente" de la palabra, como la consecuencia de los actos y la libertad de elección con consciencia entre las opciones disponibles.


Reflexionar sobre esa responsabilidad, te facilitará la interrupción de los comportamientos repetitivos que tanto te hacen daño. Te darás cuenta de que buena parte de tus comportamientos son accionados por el EGO. Tú solamente estás reaccionando a lo que tu EGO está determinando en cada momento. 


Te daré dos ejemplos clásicos de mis sesiones que posiblemente te ayudarán a entender un poco más sobre el punto de partida de todos los problemas.


El primer ejemplo se trata de una situación en un atasco de coches. Imagínate que estás en tu coche o bien en el transporte público y todo se para, se monta un atasco enorme y el hecho de que todo esté parado, provoca diferentes emociones a tu alrededor. Tú miras hacia distintas direcciones y ves diferentes comportamientos. Una persona muy cabreada con el tráfico totalmente parado, otra persona que está cantando y disfrutando de su música, otra con su pareja discutiendo algo y otra riéndose de un recuerdo que le vino a la mente. La situación es la misma para todos, pero cada persona interactúa de distinta manera, unas más tensas, otras que ni se dan cuenta de lo que está pasando y otras más relajadas. ¿Qué conclusión sacas de este ejemplo? Si fuera el atasco de coches el causante real de los problemas y del mal estar de cada persona, todas sentirían lo mismo, ¿verdad? ¿Qué provoca distintas reacciones?


Cómo tú estés, determina tu manera de interactuar con la vida.

El segundo y último ejemplo se refiere al momento cuándo una persona está enamorada, todo cambia de ritmo, color, sensación, pensamientos y muy pocas cosas externas son capaces de romper este estado de ánimo tan alto y agradable. Una persona inmersa en este momento, cosas que normalmente le cabrean, no tienen el mismo efecto, no son tan pesadas ni tan destructivas.


Tu estado interno condiciona totalmente tu manera de vivir, de cómo fluir por la vida o bien de cómo atascarse en ella.


Es totalmente opcional el sufrimiento en situaciones dolorosas que se mantienen en el tiempo. La clave para liberarte del piloto automático es autoconocerte, conocer el cuadro de mando emocional de uno(a) mismo(a).


Esto es como en la película infantil “Inside Out” de Pixar (en español el título es “Del revés”). Conocerte te dará acceso ilimitado a tu cuadro de mando. Eso no evitará que pases por situaciones desagradables o bien de sentir miedos y bloquearte. Conocerte te dará herramientas para no ahogarte en tus propias emociones y descubrir en cada momento qué te hace conectar con los problemas y qué necesitas para seguir adelante.


Aunque creas que tus problemas son causados por la familia, por el pasado, por la falta de algo, por el trabajo, por la enfermedad, por la lesión, por la mala suerte, etc; No es verdad. Esta es la auto justificación de tu EGO. Al final se trata de cómo estás. Lo que está fuera son personajes secundarios de esta película que es tu vida. Lo que te toca es investigar qué has hecho o qué has dejado de hacer para estar dónde estas y cómo puedes intervenir para vivir mejor. No se trata de culparte y tampoco de maltratarte. No se trata de ir al pasado a revivir el dolor y tampoco dibujar un futuro maravilloso. Se trata de cerrar “heridas emocionales” que se activan automáticamente, que te impiden de tener un presente en paz y de tomar las riendas de tu propia vida.


Para facilitar tu proceso de investigación personal, te dejo algunas preguntas a continuación que podrían ayudarte a tomar consciencia de quién eres:


⁃ ¿Qué estoy exigiendo al mundo que no soy capaz de darme a mi misma(o)?

⁃ ¿Qué dejé de hacer en el pasado que me ha llevado a estar donde estoy?

⁃ ¿Cuáles son los límites que me he puesto a mi misma(o)?

⁃ ¿Qué beneficios propios tengo manteniéndome en la situación que me molesta?

⁃ ¿Qué recuerdo de mi pasado me viene que está relacionado con la situación que me molesta?

⁃ ¿Qué estoy dispuesto(a) a renunciar para alcanzar lo que quiero?

⁃ ¿Qué emociones siento cuándo estoy en la situación que me molesta?

⁃ ¿Cómo gestiono esas emociones? ¿Cómo me desahogo?

⁃ ¿Cómo me gustaría sentirme en relación a la situación que me molesta?

⁃ ¿Qué me gustaría hacer para alcanzar lo que quiero? ¿Por donde y cuándo voy a empezar?


Recuerda, los problemas que la vida te presenta son tus grandes maestros para que puedas conocerte un poco más.

“La vida te proporcionará la experiencia que sea más útil para la evolución de tu consciencia” Eckhart Tolle.

Si te ha gustado la reflexión, compártela con tus amigos en cualquier red social y envíame tu feedback (clique aquí), me va a encantar saber cómo te has sentido.


Y si te ha sido útil esta lectura y quieres investigar un poco más sobre este tema u otros, ponte en contacto conmigo (clique aquí) para saber cómo puedo facilitarte el camino.

73 vistas2 comentarios