• Fernanda

Expectativa

Actualizado: 15 de ago de 2019


¿Podríamos vivir sin ella?


¿Qué significa tenerla en el día a día?


Está claro que sería más fácil vivir, o al menos viviríamos con menos ansiedad si no tuviésemos expectativas de lo que va a pasar, de lo que otros van a pensar y decir, de qué manera las cosas van a gustar, etc.


Este texto tiene el objetivo de ofrecerte un espacio de reflexión sobre las expectativas y los compromisos o acuerdos personales.


Las expectativas son nuestras y en la mayoría de los casos pensamos que son de los demás y por eso sufrimos. ¿Cómo queremos cumplir con unas expectativas creadas por nosotros sin ni siquiera haberlas confirmado con los demás? Es una trampa de la mente en la que caemos constantemente; la única manera de librarse de ella es ser consciente que eso existe y actuar de otra manera.


Cuando las expectativas están pactadas entre las partes, entonces son acuerdos, compromisos y eso sí puede funcionar mejor que tener la esperanza que algo va a cumplirse.


Bajo mi punto de vista, tener expectativas es perderte parte del presente, ya que usarás parte de tu tiempo proyectando una imagen tuya o de los demás en el futuro, que muy probablemente no se corresponda con lo que realmente ocurrirá. Además, las expectativas no cumplidas normalmente nos duelen y nos causan mucha frustración.


Por lo tanto, intentemos no tener expectativas. Vivamos en el presente, pudiendo esperar lo mejor de la vida pero sin idealizar lo que realmente tiene que pasar. Deja que la vida te sorprenda.


Parece difícil, imposible, idílico, ¿verdad? No te preocupes, es muy normal pensar así. Yo hice y sigo haciendo a veces lo mismo. El aprendizaje está en tener presente este conocimiento y traerlo a la consciencia en los momentos que uno se encuentre perdido. No se trata de aprender y ya está, hay que ponerlo en práctica cada vez que se requiera, sobre todo afrontando situaciones en las cuales las expectativas se apoderan de tus pensamientos.

Uno de los secretos para mí es empoderar (dar el poder) a la consciencia, así traerás luz a todos los momentos de conflicto y ansiedad.


Si te ha gustado la reflexión, compártela con tus amigos en cualquier red social y envíame tu feedback (clique aquí), me va a encantar saber cómo te has sentido.


Y si te ha sido útil esta lectura y quieres investigar un poco más sobre este tema u otros, ponte en contacto conmigo (clique aquí) para saber cómo puedo facilitarte el camino.