• Fernanda

La era de las habilidades intangibles

Actualizado: abr 29


Aún es un misterio cómo será el nuevo panorama laboral, personal y social.


Como en todas las crisis, en esta no será diferente. Es hora de que empecemos a aceptar que el cambio es algo natural y ventajoso.

Todo lo que es estático, nos limita y nos empobrece como seres humanos. 


¿Por qué crees que una puesta de sol es bonita? Porque es finita, hay un comienzo y un final; cambia y no es estático ¿Te imaginas una puesta de sol infinita? No daríamos valor a su belleza. Su naturaleza finita es motivo por el cual no quitamos los ojos de un momento tan mágico. No queremos perder ningún detalle. 


¿Por qué crees que siempre buscamos la felicidad? Porque es un momento finito, es algo que sentimos y luego se va. Todo depende de cuántos momentos de felicidad disfrutas en tu vida. Parece mentira, pero damos un valor inmenso a lo que no podemos controlar y tenerlo frecuentemente. Cuándo algo se vuelve permanente, simplemente normalizamos su existencia y lo descartamos. 


¿Por qué crees que solemos quejarnos de todo? Porque a medida que las cosas van cristalizando y dando la sensación de estático o de parada en el tiempo, nos aburrimos y perdemos el interés. No estamos hechos para estar parados. La mente humana es inquieta por naturaleza. 


Una prueba irrefutable de que el cambio es algo natural, es tu historia personal. 

  • ¿Quién eras en tu infancia? 

  • ¿Y en la adolescencia? 

  • ¿Y ahora? 

¿Qué era importante para ti en cada momento? ¿Quiénes eran tus referencias?

El resultado de la persona que eres ahora, es la suma de los cambios vividos en toda tu historia personal.


Estoy segura que has cambiado mucho sin darte cuenta conscientemente de este tema.


Ahora la propuesta es Abrazar, Aceptar y Desear los cambios para el bien de tu evolución personal. Todo lo que no aceptes, reniegues y apartes, volverá como un bumerán a tus manos. 


En nuestro ADN está el movimiento, el cambio, las novedades, la vida.


Es indudable que según la velocidad, intensidad y cantidad de cambios percibidos en un corto espacio de tiempo, podemos asustarnos y paralizarnos y como respuesta común del EGO, evitamos los cambios. Este rechazo normalmente produce una parálisis motivada por el miedo de perder el control de las cosas o de la propia vida. 


No evitas un cambio porque es malo o porque no te sientes capaz de enfrentarte a él, sino porque la emoción del miedo aparece gracias a la incertidumbre de la novedad y  te hace creer que haciendo el cambio perderás el control de la situación.


Duele más tener miedo a perder el falso control de las cosas que hacer el cambio en sí mismo. 


Pero aviso a navegantes; no es posible controlar nada que esté fuera de uno(a) mismo(a). Lo único que puedes hacer es decidir desde qué perspectiva/visión quieres vivir tus cambios. Hay 2 opciones: desde la negación o desde la aceptación. No hay término medio. 


¿Cuándo se te presenta un cambio, qué te sucede? 


Si tu respuesta gira alrededor de la emoción del miedo a perder el control sobre las cosas, las emociones, el conocimiento, el estatus, tu zona de confort, la imagen que proyectas, el qué dirán, etc; ten en cuenta que este miedo es la proyección catastrófica de un posible futuro que tu EGO te presenta en el caso que hagas el cambio.

Este es el trabajo de un EGO descontrolado y empoderado. La emoción en sí, solamente te avisa: cambios se avecinan y posiblemente pueden impactarte. Nada más. Esta es la función de la emoción. 


¿Cuándo acertaste en la diana de tus predicciones, con todo el lujo de detalles que tu EGO te dijo (sentimientos, pensamientos, qué harían, qué sentirían o qué sentirías)? 


Perder el tiempo en adivinar el futuro, sobre todo en su aspecto más negativo es profetizar una frustración al 99% de certeza. Solamente fortaleces el gran agujero mental que se creó en la humanidad en los últimos tiempos, la ansiedad patológica. 


Hasta aquí, ¿tiene sentido para ti? ¿Es lo que quieres para tu vida?


Tener claro este “pequeño” matiz de cómo el EGO usa la emoción del miedo y lo que nos lleva a rechazar los cambios de la vida, te facilitará entrar y disfrutar del nuevo panorama mundial que nos será presentado en breve. 


¡Acuérdate! No te será preguntado si quieres o no. Solamente entrarás.


Según como te encuentres y cómo de enfocado estés en ti mismo, el  proceso de cambio será natural y placentero.


Cuando estás empoderado de ti mismo, sabes o bien busca conocimiento para saber quién eres, qué puedes ofrecer, cuáles son tus dones, cuál es el propósito nuclear de tu vida, sabes reconocerte a tí mismo, cuidas de tu “jardín interno”, conoces y gestionas tus emociones, sabes como mínimo lo que te gusta y entusiasma, es decir, tienes un autoconocimiento y nivel de felicidad interno moderado - alto. Para estas personas que están en este nivel personal, esta nueva situación se presentará de 2 maneras:


1-) Para las personas que perciban más cambios del antes y después, es decir, que la rutina y el ritmo de vida hayan cambiado mucho y que la zona de confort está afectada, verán un nuevo panorama en vez del caos sin salida, oportunidades y aprendizajes. Serán capaces de flexibilizar sus creencias hasta el punto de desprenderse de ellas y decidir el nuevo camino que la vida les propondrá con total libertad. Ese camino se hará de manera paulatina y natural porque la propia vida irá guiandoles.


2-) Para las personas que perciban que ha cambiado poco el antes del después, solamente detalles pequeños de su rutina y vida anterior, buscarán aún más ahondar en su felicidad y equilibrio emocional. A lo mejor no sentirán la necesidad de grandes cambios, pero buscarán un entendimiento más profundo de quiénes son y cuáles son sus propósitos de vida. Se acercarán a su lado más sensible, que también según cada creencia, será su lado energético o bien espiritual.


Ahora bien, si tu crees que eres una persona que hasta entonces no has tenido oportunidad o bien ganas, motivación, o bien no era la prioridad y tu momento personal para  “llenarte de ti mismo”, “empoderarte” y saber quién eres, que sepas que ya estamos dentro de una nueva era. Cada vez más tu equilibrio personal pasará por esta demanda interna y no podrás contenerle y sí lo haces, te generará una crisis personal que yo denomino “momento crack”. Es el no saber hacia dónde ir, la tal “crisis existencial, o bien “la crisis de los 30,40,50,60...años...” según la edad que tengas


En este nuevo momento lo que marcará la diferencia es lo que he voy a llamar las habilidades intangibles. 


Es cuando el desconocimiento de uno mismo gana peso, importancia  y prioridad en un mundo VICA (en inglés VUCA): volátil, incierto, complejo y ambiguo.


Entonces, ¿qué son las habilidades intangibles?


Todas aquellas que descubres en un proceso personal durante la vida. Solamente a través de una introspección minuciosa y amorosa hacia ti mismo, se te desvelarán estas claves.

No hace falta que pase una vida entera para que descubras tus habilidades intangibles. Si aceptas la idea que te presento a través de este artículo, hoy es un buen momento para que dediques este regalo a ti. 


Estas habilidades son tu dones y tu lema de vida que contesta a las preguntas:

  • ¿Para qué has venido a este mundo?

  • ¿Cuál es el propósito nuclear de tu vida?

  • ¿Qué actividades hacen realmente brillar tus ojos/te entusiasman?

  • ¿Sobre qué podrías hablar con otra persona sin cansarte?


Os recomiendo un video precioso que está internet de una entrevista realizada por Antonio G. de “Inteligencia Viajera” con Emílio Carrillo que lo ejemplifica muy bien. 


Date la oportunidad de investigar eso. Ahora más que nunca será una herramienta fundamental para tu equilibrio emocional y personal. 


Esta crisis nos ha traído grandes cambios y roto muchos paradigmas en muy poco tiempo, como por ejemplo:


1-) Lo imposible puede ocurrir. El gran susto que nos causó un cambio repentino de vida, más que el hecho en sí del virus y su peligro, fue que en nuestra mente era inconcebible lo imposible, ir tan rápido de un polo al otro, todo lo que era normal se convirtió en excepcional, lo bueno ahora era malo y hasta peligroso, lo que era poco valioso ahora era esencial. En fin, un gran cambio de paradigma en muy poco tiempo.


2-) Una metáfora sobre el momento: Todos estamos en el mismo mar pero en diferentes barcos. Las olas van a impactar de igual manera independiente de donde estas. Todo dependerá de cómo está tu barco (cómo estás tú internamente).

SÍ que importa lo que pasa en otros lugares del planeta.


3-) Es un hecho evidente y nadie podrá negarlo: La importancia vital del "presencialismo" en muchos tipos de trabajo se echó por tierra. Está claro que hay trabajos en los que que sí hace falta la presencia física de los empleados; pero hay otros que no, sobre todo aquellos que hacen que muchas personas, por lo menos de lunes a viernes, se desplacen abarrotando las carreteras y transportes públicos, generando estrés debido a la aglomeración, haciendo que existan horas punta y una gran contaminación en el aire de las grandes ciudades donde se concentran muchas empresas. Estas empresas han podido experimentar de una manera brusca y sin preparación que sí, se puede teletrabajar.


¿Sería tan difícil imaginar trabajos donde se pueda de verdad rendir cuentas por objetivos cumplidos y que el empleado pueda elegir desde donde mejor le conviene trabajar?

Teletrabajar no es un sustituto del "presencialismo" en casa. Si así fuera, en vez de avanzar, retrocederíamos al crear un nuevo estilo de trabajo: el "gran hermano" corporativo.


Además, de manera puntual las personas podrían reunirse para socializar en equipo y con otras personas de la compañía.


A partir de ahora tomar decisiones de continuidad y mejora de estilos de trabajo es un tema de actitud y consciencia social corporativa, dado que sí se puede. Todos salimos ganando. Tendremos personas más felices pudiendo conciliar adecuadamente la vida familiar y profesional. Sin obligaciones de la era antigua innecesarias  y más facilidades y opciones para una vida laboral mejor. 


4-) La mayoría de nuestras referencias de control y bienestar posiblemente han desvanecido:

  • Quien creía que vivía en el "primer mundo", como mínimo ha dudado en la definición de este "mundo" y del tan famoso estado de bienestar.

  • Quien creía que tenía un empleo estable, puede ser que se quedó sin él de la noche a la mañana. Sin previo aviso.  

  • Quien creía que su negocio iba a prosperar y crecer, posiblemente tuvo que cambiar la ruta para solamente sobrevivir. 

  • Quien sospechaba que se estaba perdiendo el crecimiento de los hijos y solía hacer estas reflexiones  a finales de las vacaciones, a lo mejor se dio cuenta ahora que era verdad y a lo mejor se plantea reorganizar las prioridades y tiempo de su vida.


En fin, todo lo que a lo mejor estaba perdido ha ganado vida o realmente se murió. 


Se han generado hechos importantes para que cualquier persona perciba que la falsa referencia externa de bienestar y felicidad ya no existen, en realidad nunca ha existido. Dónde solamente podemos agarrarnos es a nosotros mismos. Y eso es permanente. Lo demás que está fuera pertenece al mundo VICA. No vale la pena depositar tu bienestar y felicidad fuera de ti, eso genera muchísimo estrés y ansiedad, porque no depende de ti.


5-) La solidaridad está en cada uno y el placer es muchísimo mayor cuando se ofrece al otro. La gratitud es compartida y valorada en una sociedad tan carente de amor y respeto a las diferencias. 


6-) Las energías son poderosas y perceptibles a cualquiera. Estas pueden llevarnos y condicionarnos. Muchas veces entramos en batallas que no son nuestras o bien cuando definimos que sí son las nuestras, damos de frente con un gran “talón de aquiles”, que es la anticipación mental intensa de los hechos, haciéndonos sufrir y perder energías incluso antes del “combate”. Haciendo eso, cuando llega el momento de actuar, resulta que estamos sobre estimulados y en vez de ser asertivos somos “secuestrados emocionalmente” por nosotros mismos. Nos “desempoderamos”. 


7-) Somos interdependientes. Las relaciones sociales son importantes para nuestra vida. Nunca fue tan valorado un abrazo, un beso de alguien querido. 


8-) Tenemos una gran dificultad para ser activos en nuestras vidas. Nos han "adiestrado" tan bien durante tantos años que la mayoría de las veces esperamos las instrucciones y olvidamos nuestro sentido común. Cuando recuperamos en cierta medida la propia gestión del tiempo, nos perdemos en el vacío. Habíamos ganado la libertad de gestionar los tiempos de nuestra vida de lunes a lunes y nos ha costado saber qué hacer con el tiempo disponible. Que si un curso, algo de deporte, una manualidad, cocinar, meditar, en fin muchas ofertas disponibles. Constatamos que nuestra capacidad de “autoentretenermos” y filtrar según lo que realmente nos gusta y queremos está deteriorada.


Esta situación nos ha enseñado también que estamos perdiendo el contacto con lo sencillo y que nos complicamos la vida porque nos han dicho que así era más valioso y más importante. 

Lo sencillo es suficiente ¡Que no te engañen!


¡Despiértate! 

¡Conócete! 


¿Quién eres en este nuevo momento?


¡Viva el nuevo tiempo de nuestro desconocimiento personal!


Si te ha gustado la reflexión, compártela con tus amigos en cualquier red social y envíame tu feedback (clique aquí), me va a encantar saber cómo te has sentido.


Y si te ha sido útil esta lectura y quieres investigar un poco más sobre este tema u otros, ponte en contacto conmigo (clique aquí) para saber cómo puedo facilitarte el camino.