• Fernanda

DEScubra tu obstáculo

Actualizado: feb 24

Ya te has preguntado, ¿porqué muchas veces el autoconocimiento no ocurre como la persona lo desea o bien no alcanza su punto adecuado?

La persona empieza a indagar varias cuestiones personales y no logra la tan soñada paz en su consciencia o bien no resuelve cuestiones que tanto le molesta o bien no comprende porqué “cae siempre en el mismo agujero”.


Durante un largo tiempo de trabajo conociendo diferentes personas, acompañándoles en su desarrollo personal con el objetivo de despertar sus consciencias sobre quiénes son y qué quieren de la vida, y además durante cursos y terapias en mi autoconocimiento, me di cuenta de un punto muy importante y que pocas veces se habla.


Este es el beneficio propio que estamos constantemente buscando en la vida.


No, no me refiero a tu beneficio económico. Me refiero a un beneficio mucho más fuerte y a veces silencioso. Este es el beneficio personal que obtienes en función del tipo de comportamiento, sentimiento o emoción que mantienes a lo largo de la vida.


Esta reflexión va orientada a los beneficios sobre los comportamientos repetitivos y mantenidos que te quitan energía, como por ejemplo: enfados, ansiedad, rabia, miedos, sensación de estrés, preocupaciones constantes, etc. Son todas aquellas conductas repetitivas que no logras parar; es como si fueran parte de ti y tuvieran vida propia.


Puedes llamar a estos comportamientos y pensamientos como quieras, ellos siempre están presentes. Algunas veces los llamamos de karma, de creencias negativas, o bien solemos justificarlos como “soy así; es mi personalidad; siempre he sido así”; en definitiva, todas estas situaciones son evitables, es opcional el sufrimiento mantenido en el tiempo.


Solamente decides sufrir constantemente cuando tu inconsciente encuentra un beneficio propio a través de este comportamiento.


En el área de la psicología este tema está muy estudiado y han comprobado muchas veces que el comportamiento humano siempre está orientado a buscar el beneficio propio.


Ojo, no confundas el objetivo de buscar un beneficio propio con el egoísmo. Buscar el beneficio propio es solamente una característica de nuestro comportamiento como especie y si ha sobrevivido tantos años es porque fue y es beneficioso para nuestra vida.


Para que puedas reflexionar más sobre este tema, te invito a que contestes a las preguntas siguientes para averiguar cuáles son tus beneficios en cada momento:


  • ¿Qué beneficios obtienes al no poner límites en tu vida?

  • ¿Qué beneficios sacas cuando pospones una decisión?

  • ¿Qué beneficios buscas cuando sufres decepciones?

  • ¿Qué beneficios tienes cuando intentas solucionar los problemas de los demás?

  • ¿Qué beneficios buscas al solucionar lo que te molesta?

  • ¿Qué beneficios sacas en conocerte un poco más?

  • ¿Qué beneficios sacas manteniendo este comportamiento o pensamiento que tanto te afecta?

  • ¿Qué beneficios sacas estando al lado de esta pareja o bien de estos amigos?

  • ¿Qué beneficios sacas reclamando siempre de lo mismo?

  • ¿Qué beneficios tienes cuando no aceptas cómo estás y tampoco buscas una solución a tus problemas?


Y así podría hacerte muchas y muchas preguntas más. Si las preguntas anteriores no te ayudan en la búsqueda de tu beneficio propio, te invito a que sigas las siguientes pautas:


  1. Piensa en lo qué actualmente te molesta, te quita la energía. Elige una cosa solamente. Evita hacer frases muy largas. Elige lo más objetivo y preciso.

  2. ¿Qué comportamientos exactamente te molestan?

  3. Pregúntate el por qué eso te molesta.

  4. Remplaza el “por qué” de la pregunta anterior por el “qué beneficios saco o bien qué beneficios busco…” y completa la frase con tu respuesta de la pregunta anterior.

  5. Si te resulta difícil contestarla, toma distancia del problema e imagina que eso ocurre con un(a) amigo(a), ¿qué le dirías?, ¿qué beneficio tiene con esa acción?


De lo que se trata es de entender los beneficios que tú sacas de todo lo que haces pero que no favorece a tu salud (mental y física). La intención aquí es poner luz en aquellas tareas, pensamientos, emociones y comportamientos que están en piloto automático y que te hacen daño de manera silenciosa. Cuando descubres los beneficios que sacas de las cosas que te molestan, comprenderás que en realidad siempre te comportas así para auto protegerte y satisfacerte. Lo que pasa es que muchas veces nuestro EGO con el afán de defendernos de todo, entiende que todo es un peligro y nos convence en ponernos una máscara y actuar como en realidad no somos.


Todo va a depender de la historia personal de cada uno y cómo hoy en día interpretas e interactúas en tu vida, contigo y con el entorno .


Te animo a que busques los beneficios en todo aquello que te molesta. Si aún no lo has solucionado y eliminado de tu vida es porque alguna ventaja obtienes. Sea cual sea: atención, amor, protagonismo, entretenimiento, dinero, protección, cuidado…


¡Desactiva tu piloto automático!


Todo mejorará solamente cuando pongas interés en auto sanarte.


“Eres todo: tu pasado, tu presente y tu futuro. Acepta lo que pasó y ama tus sombras y tus luces”.


Si te ha gustado la reflexión, compártela con tus amigos en cualquier red social y envíame tu feedback (clique aquí), me va a encantar saber cómo te has sentido.


Y si te ha sido útil esta lectura y quieres investigar un poco más sobre este tema u otros, ponte en contacto conmigo (clique aquí) para saber cómo puedo facilitarte el camino.