Error y Fracaso

¿Quién nunca se ha equivocado?

¿Recuerdas la última vez que cometiste un error?

¿Qué sentiste? 

¿Recuerdas la última vez que sentiste que fracasaste?

 

¿Qué hay en común entre el error y el fracaso?

 

Bienvenido(a) a esta nueva reflexión. Si llegas a interiorizar la diferencia entre el error y el fracaso, sacarás mucho provecho de algunas situaciones que aparentemente son desagradables e indeseadas.  

 

Hace algunos días vi un video del matemático Eduardo Sáenz de Cabezón, quién participó en uno de los programas del proyecto de educación “Aprendemos Juntos” del BBVA. Entre otras cosas, él hace una  reflexión sobre la diferencia entre el error y el fracaso. El decía que del fracaso se aprende, pero del error se aprende aún más.

 

Pero ¿qué crees que lleva a una persona a entender que el error o el fracaso es algo malo?

Bajo mi punto de vista, como se dice en la PNL (programación neurolingüística): "la interpretación de los errores no es más que una percepción de resultados diferentes a lo que estaba previsto"; es decir, siempre que hacemos algo tenemos la expectativa que los resultados serán como imaginamos, pero en realidad, lo que obtendremos de cada acción será diferente, y eso lo interpretamos como un error y/o fracaso.

 

La clave de la sensación de fracaso está relacionada directamente con el ambiente externo; es decir, el resultado de tu comportamiento será algo bueno o malo según cómo te relacionas con tu entorno y con personas alrededor. Es el famoso temor de  "qué dirán", "qué pensarán sobre mí", "esperaban más de mí", "yo soy un ejemplo", etc. Cuanto mayor es la expectativa, mayor es la probabilidad que te sientas fracasado(a) por no llegar al resultado que habías imaginado. 

 

La clave de la sensación de error (real o fictício), está relacionada con el estado emocional. Según cómo esté la persona cometerá y aceptará más o menos sus errores. Como el juicio interno que se hace aquí es con uno(a) mismo(a), el EGO interactúa mucho más y según la relación que tenga con él, la persona estará más o menos receptiva a sus errores. 

 

El error es una acción y el fracaso es la consecuencia de una interpretación.

 

Es del error que se puede aprender más porque depende de ti sacar el mejor partido. Mirar hacia dentro e investigar qué ha ocurrido que te ha hecho cometer errores, te llevará a no tropezar nuevamente con la misma “piedra”. Entenderás qué papel ha jugado el EGO y qué papel has jugado tú en cada situación. 

 

El fracaso es una sensación e interpretación de la que también podemos aprender. No obstante, como el ambiente externo influye directamente en la situación, no depende de ti y no podrás moldear o controlar lo que ocurre fuera de ti. Solamente tendrás que aceptar y aprender de la situación.

 

Si quieres mejorar una determinada situación de la que antes no hayas obtenido buenos resultados (según tus expectativas), te invito que pruebes lo siguiente: 

  • Ante todo, acepta que te ocurrió eso y que te comprometes a aprender de la situación y de las personas con la que has interactuado;
  • Identifica tus errores. Descríbelos sin juzgarlos ¿Cuáles fueron y qué te ha llevado cometerlos?;
  • Ponte un plan de acción: ¿Qué crees que podrías hacer diferente para obtener resultados diferentes? Ojo, determina el "QUÉ HARÍAS" y no el "CÓMO HARÍAS"¿Para qué te gustaría mejorar eso? A parte de la respuesta “para equivocarme menos”, aquí trata de contestar qué ganarías emocionalmente alcanzando esta mejora;
  • Determina cuándo vas a empezar a poner en marcha el plan;
  • ¿Cómo vas a premiarte por haber cumplido el plan?

Equivocarte es común y sano. Así que normaliza la situación tranquilizando sobre todo el EGO y diciéndole que todo está bien. Comprométete que vas a aprender de cada situación y de cada persona. ¡Y YA ESTÁ!

 

Los tropiezos, las patadas en el trasero o bien sufrir un “empujón”, también te hacen ir para adelante y te sacan de tu zona de confort. 

Así que, como se dice en mi tierra, haz de un limón (de una situación agria), una limonada (un aprendizaje y avance personal).

 

Si te ha gustado la reflexión, compártela con tus amigos utilizando los botones a continuación y escribe tu feedback más abajo, me va a encantar saber cómo te has sentido. 

 

Y si te ha sido útil esta lectura y quieres investigar un poco más sobre este tema u otros, ponte en contacto conmigo para saber cómo puedo facilitarte el camino. 

 

Textos anteriores que pueden interesarte:

Escribir comentario

Comentarios: 0