El tiempo

¡El tiempo pasa muy rápido!

 

¿Quién nunca ha tenido esa sensación por lo menos una vez en la vida? 

Sobre todo cuando observamos a los niños, nos da vértigo cuando nos damos cuenta de lo deprisa que pasa el tiempo.

 

A veces queremos parar el tiempo, para disfrutar algo más de un momento placentero o bien de una persona muy querida, a veces multiplicarlo para alcanzar a hacer todo lo que queremos y a veces queremos acelerarlo, para pasar página de algo que no nos gusta o que nos apetece finalizar lo antes posible. 

Ahora bien, el tiempo es único, no se puede almacenar, no se pude donar, tampoco vender; el tiempo es finito y el día tiene sólo 24 horas.

 

Sabiendo que el tiempo es así, ¿estás satisfecho(a) con el uso que haces de él? 

 

El tiempo es tu vida.

 

Si ya has visto la película “In-time” sabrás lo que quiero decir. En esta película las personas tienen un “reloj digital” incrustado en la piel de uno de sus brazos que les marca el tiempo de vida que les queda. De hecho la moneda de cambio para todo es el tiempo; todo, incluso la vida se compran con tiempo y el dinero no existe.

 

¿Qué significa el tiempo para ti? 

 

El tiempo puede tener dos interpretaciones, una real y otra subjetiva. 

 

Con respecto a la interpretación real o científica, aunque nosotros no lo percibamos, el mundo siempre está en movimiento y además a una velocidad increíble. 

Nuestro planeta orbita alrededor del sol a una velocidad de 107.000 km por hora y gira alrededor de su propio eje a una velocidad de 1.700 km por hora y eso independientemente de que estemos sentados, tumbados, leyendo, jugando o tomando una ducha.

¿Entiendes porque sientes la velocidad del tiempo? 

Añade a eso nuestro estilo de vida actual; todo accesible de manera instantánea, tecnologias que conectan todo y todos con un sólo click.

 

SÍ, es una locura. Pero no pasa nada. Todo eso hace parte de quienes somos.

 

La interpretación subjetiva del tiempo se refiere al significado que le damos según la situación emocional que estemos viviendo. Es la subjetividad del tiempo.

  • Piensa en lo que puede significar el tiempo para un velocista que acaba de perder la medalla de oro por una milésima de segundo;
  • Imagina para una futura mamá que está a punto de dar a luz a su bebé qué significado tiene el tiempo para ella mientras espera;
  • O bien pregunta a una persona qué es el tiempo para ella tras perder a un ser querido.

La percepción del tiempo

 

¿Qué era el tiempo para ti en la infancia? ¿y en la adolescencia? Y ahora, ¿qué es el tiempo para ti? 

 

La percepción y aprovechamiento del tiempo también es emocional.

Tener la sensación de que te falta tiempo, de que lo pierdes o bien de que te lo ahorras es totalmente fantasioso, no existe; está relacionado con una emoción, que te lleva a un pensamiento concreto y se traduce en un comportamiento específico.  

 

La sensación de vacío y estancamiento es un producto de un auto juicio cruel y malicioso del ego.

 

El uso que haces de tu tiempo es un reflejo de quien eres, de tus prioridades y objetivos. 

 

Nunca estamos estáticos. El movimiento hace parte de nuestro día a día, lo quieras o no. 

 

Pon en práctica el valor de tu tiempo

 

Te propongo un ejercicio de shock de realidad, lo llamo “el valor de tu tiempo”:

 

¿Cuánto crees que vale tu tiempo ahora mismo? 

Si tú trabajas: Coge tu sueldo anual, divide por 12 (meses del año), luego divide por 4 (semanas del mes), luego divide por 7 (días de la semana), luego divide por 24 (horas del día) y para finalizar vuelve a dividir por la cantidad de horas que echas en el trabajo. El resultado es el valor de tu vida mientras estés trabajando. 

Si tu estudias: es el mismo calculo, pero en vez del sueldo, es la inversión que has hecho en tus estudios (matricula, mensualidad, asignaturas...) 

 

OJO, este ejercicio no tiene el objetivo de deprimirte, es solamente para que veas que todo lo que haces se traduce en tiempo de tu vida. 

 

Hagas lo que hagas, haz cosas que te gusten. Busca la parte divertida, que te engrandezca, que te motiva y si puedes, invierte más vida en esa parcela. 

 

No se trata de buscar el trabajo de tus sueños o los estudios que estén más en consonancia con tu persona, sino de cuidar tu tiempo con todo el amor y cuidado que se exige una vida.

 

La vida pasa demasiado deprisa para que la definamos como un trabajo, un estudio o cualquier otra cosa. 

Nuestro paso por este planeta es demasiado corto como para malgastarlo con cosas que no nos aporten valor. 

 

Cuida de tu tiempo y lo que haces con él, como cuidas de tu integridad vital. Utiliza la subjetividad del tiempo para pararlo, analizarlo y sentir cómo estás y a dar importancia a lo que es realmente importante para ti. 

 

Recuerda que durante el tiempo que has tardado en leer este artículo, tú ya has recorrido varios miles de kilómetros de distancia.

 

¡Ahora es el pasado más nuevo!

 

Si te ha gustado la reflexión, comparta con tus amigos utilizando los botones a continuación y escriba tu feedback más abajo, me va a encantar saber cómo te has sentido. 

 

Y si te ha sido útil esta lectura y quieres investigar un poco más sobre este tema u otros, ponte en contacto conmigo para saber cómo puedo facilitarte el camino.

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Raúl (jueves, 14 febrero 2019 11:52)

    Fabuloso tu artículo sobre cómo aprovechamos el tiempo. Me encantó!

  • #2

    Emilia (jueves, 14 febrero 2019 20:41)

    Una reflexión muy útil Fernanda. Pienso que tomar conciencia del tiempo nos hace en realidad más libres. Saludos