Amor y Amar y viceversa

Como dice una canción brasileña titulada“¿Qué es el amor? : 

“Si me preguntan ¿qué es el amor?

No sé contestar

No sé explicar 

Solamente sé que el amor nació dentro de mí

Me hizo renacer 

Me hizo despertar...”

 

Bienvenido(a) a este texto que te invita a un buceo dentro de tu mundo interior y además te facilitará indagar de manera sana sobre una emoción tan primitiva y a la vez tan fundamental para nuestra existencia, el amor.

 

Amar y amor, un verbo y una emoción que vienen de la misma raíz etimológica pero en su significado coloquial se practican y se sienten de maneras muy diferentes y a veces ni parecen de la misma familia.

 

Amor es una emoción que surge en el momento que amas a alguien o algo. Creo que dentro de un entendimiento general, esa emoción se percibe como buena y muy deseada por cualquiera.

Sin embargo amar, ese verbo que nos invita a la acción de hacer algo para sentir el amor, a veces no es tan deseado por diferentes motivos :

- Por miedo a sentir el amor

- Por estar vulnerable al amor 

- Por miedo a ser rechazado(a)

- Por no reconocer nuestros propios fallos

- Por no respetarnos 

- Por estar siempre preocupado en complacer al otro

...

 

¿Cómo podemos entender el amor como algo bueno y a la vez tener tanta dificultad de amar? 

Bajo mi punto de vista, todo viene del significado y la expectativa que damos a la acción de amar. 

El significado que le damos está basado en todo lo que creemos (nuestras creencias) sobre el amar a alguien o algo.

¿Qué significa para ti amar? 

Las expectativas también están enlazadas con nuestras creencias pero van más allá. No solamente pensamos en lo que representa amar, sino que también lo condicionamos a cómo debe ocurrir, qué tiene que pasar para que entendamos y sintamos el amor. 

¿A quien pertenecen estas expectativas?

A ti, ¿verdad? Por lo tanto, siempre que lleves a cabo tu expectativa hacia tu entorno externo, es muy probable que sufras.

No depende de ti lo que ocurra en el mundo exterior.

 

Si lo que ocurre no te satisface y lo entienda como algo ajeno al amor, piensa que a lo mejor la otra persona tiene otra forma de amarte o de entender el amor.

Si no te dice “Te quiero” y así lo esperabas, no quiere decir que no te ame;

Si no te llama las veces que te gustaría y así lo esperabas, no quiere decir que no te quiere;

Si no te abraza, no te besa cuando lo deseas o cuando lo esperas, no quiere decir que no te ama, solamente tiene otra forma de amar y quererte. 

Por eso es una verdadera locura tener expectativas.

Cada uno percibe la realidad de una manera diferente y le da un significado muy personal a todo lo que vive.

 

Amar no requiere nada, no necesita condiciones ni momentos. 

Todo que vengamos a añadir al verbo amar, serán piedras y trabas puestas en el camino y no te permitirá actuar de manera natural y tampoco a vivir plenamente esa linda emoción que es el amor.

 

Existen mil formas de amar. 

Una persona puede amar a otra a distancia, en presencia, deseándole lo mejor sin que tengan más contacto, asumiendo que ahora su presencia no le aporta y distanciándose, ayudando a otras personas, enseñando algo a alguien, cuidando su entorno, respetando a si mismo y al otro, aceptando el otro tal como es...

Vive en paz con tu forma de amar respetándote siempre a ti mismo, lo que te apetece y lo que haces bien.

 

Lo común en todas las formas de amar es la incondicionalidad. Es la falta de significado y expectativas.  

 

Y en cuanto al amor propio, ¿te amas? 

“Solamente serás capaz de amar a los demás hasta el punto y profundidad en que te amas a ti mismo” ( Leo Buscaglia - trecho del maravilloso libro "Una ventana para los padres" de Ingrid Cañete)

 

No reclames al mundo o a otras personas más amor si no eres capaz de amarte. 

Permítete amar en todos los sentidos. Eres perfecto y has venido a este mundo para ser feliz y pasarlo bien. 

 

El mundo solamente nos da lo que nos damos a nosotros mismo. 

¿Quieres más amor? Ámate 

¿Quieres más paz? Siente la paz dentro de ti mismo

¿Quieres más amabilidad? Sé amable contigo

¿Quieres vivir y fluir mejor en tu vida? Conócete más y busca ayuda si así lo sientes.

 

De todas las emociones que hay, el amor es la única  o una de las pocas emociones que se practica solamente en el momento presente. ¿Alguna vez has pensado en eso? Algunos ejemplos:

- ¿En qué tiempo está la ansiedad? 

- ¿En qué tiempo está el miedo? 

- ¿En qué tiempo está la tristeza? 

- ...

O bien en el futuro o bien en el pasado, ¿verdad?

 

¿Cuánto tiempo de tu vida estás consumiendo pensando en momentos que no corresponden a tu momento presente? 

 

Un amor no vivido se convierte en tristeza.

Un amor que no llega se convierte en ansiedad.

Un amor que no se conoce se convierte en miedo.

 

Así que, dale al amor el momento presente y practica el amar incondicionalmente. 

 

Si te ha gustado la reflexión, comparta con tus amigos utilizando los botones a continuación y escriba tu feedback más abajo, me va a encantar saber cómo te has sentido. 

 

Y si te ha sido útil esta lectura y quieres investigar un poco más sobre este tema u otros, ponte en contacto conmigo para saber cómo puedo facilitarte el camino.

 

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Escribir comentario

Comentarios: 0