Cuando tu sueño se convierte en pesadilla

Como todos sabemos, soñar es algo muy natural del ser humano y muchas veces es el combustible de nuestra motivación.  
El soñar o el desear algo que aún no tenemos es muy placentero y como se dice en mi tierra, “soñar no cuesta nada”. 
Este texto va lleno de buenos propósitos para que te facilite una reflexión sobre los  indicadores que nos llevan a perdernos en nuestros propios sueños, convirtiéndolos en nuestra pesadilla. 
En mis experiencias, conversaciones y reflexiones pude identificar 3 indicadores que, cuando ocurren (uno o todos juntos), nos avisan que el sueño posiblemente se ha convertido en una pesadilla o un problema. Son estos:
  • cuando te preocupas o idealizas las expectativas de cómo serás tú cuando alcances el sueño, o qué vas a sentir, ver y tener tras lograrlo. 
  • cuando tras alcanzarlo o estar a punto de llegar a la meta, la ansiedad por saber los próximos retos se pone en primer lugar. Es el momento: ¿y ahora qué hago? ” 
  • cuando mantener el sueño en el momento presente cuesta tanto que no eres capaz de disfrutar de la vida como antes.
Cuando llegamos a conquistar un sueño, con mucho esfuerzo o no, muy posiblemente hemos empleado mucha energía y tiempo en idealizarlo, dinero o incluso hemos prescindido de lo que queríamos para lograr lo que tanto anhelábamos. Entonces, me preguntarás: ¿qué problema hay? ¿dónde está la trampa? 
Para mí, la gran trampa está en la importancia que des a este sueño. Como de importante sea alcanzarlo hará que se te olvide lo que realmente tiene un gran valor para ti.
Todo lo que creemos muy importante en realidad, mirando con perspectiva a lo largo de los años no lo es. Por ejemplo, intenta recordar algo que para ti era muy importante en el pasado (cosas materiales o no) y luego echa un vistazo a tu vida actual y piensa si sigue teniendo la misma importancia. ¿qué hay de diferente? La mayoría de las veces no nos damos cuenta que las importancias que asignamos en cada momento de nuestra vida cambian.
Otros factores que influyen mucho en la importancia que damos a nuestros sueños y deseos son los compromisos y pactos que firmamos con nosotros mismos al idealizarlos. Todos estos elementos no nos permiten ser flexibles y cambiar en función de las circunstancias de la vida que naturalmente cambian. 
Creedme, muchas personas se quedan atascadas en este "agujero" psicológico. Ser conscientes de todos estos factores nos liberan y nos permiten vivir mejor. 
Entonces, ¿cuál es la clave? ¿no tener sueños y deseos?
En absoluto, bajo mi opinión la clave está en buscar lo que realmente es importante para ti en el momento actual, lo que estás viviendo ahora, lo que tienes ya entre manos, disfrutarlo y aceptarlo tal como es y eres. 
Claro que puedes querer mejorar, desear o soñar, pero construyendo tus pasos desde ya, siendo feliz desde el ahora.  Cuántas veces ya escuchaste: cuando tenga esta casa o este coche o estas soñadas vacaciones, seré feliz.  Esto es muy frecuente y eso quiere decir que solamente al lograr esos sueños vas a disfrutar y ser feliz y para mí AQUÍ está la trampa, te hace perder de vista tu momento presente. 
Planificar tu sueño es muy válido, siempre y cuando tus pasos hacia este destino sea SER FELIZ YA. Eso representará un escalón más hacia tu objetivo ¿Sabes lo que pasa cuando logras tu sueño/objetivo? Te das cuenta que lo más valioso e importante fue el camino, todo lo que has disfrutado.
Mirando, pensando y sintiendo tu presente, alcanzarás lo que quieras en tu futuro
Conócete . A lo mejor el mejor camino hacia tu sueño no es caminando sino volando ¿Sabes volar?
Si te ha sido útil esta lectura y sientes que es un buen momento para plantearte una evolución personal, ponte en contacto conmigo para saber cómo puedo ayudarte. 

Escribir comentario

Comentarios: 0