¿Necesito ayuda?

¿Necesito ayuda? “Sí, no, que va, eso no es para mí, en otro momento, a lo mejor, me da pereza…

 

Hay algunos momentos en la vida en los que nos planteamos esta pregunta y también con la misma naturalidad tendemos a contestar que no la necesitamos o la dejamos para otro momento, entre otras respuestas.

 

Con esta primera entrada en el blog, mi objetivo es que reflexiones un poco, que mires hacia adentro y si llegas a la conclusión de que necesitas ayuda, haz caso y busca a alguien que te pueda acompañar en este momento.

 

Donde hay sufrimiento, hay un distanciamiento seguro entre lo que realmente quieres (lo que el cuerpo quiere) y lo que tienes que hacer (lo que la mente quiere). Cuando me refiero a este conflicto (del cuerpo con la mente), intento explicar esta dualidad que normalmente tenemos en diversos momentos en la vida, por ejemplo cuando tenemos que tomar una decisión y sentimos que no terminamos de fluir como nos gustaría, aunque tengamos la decisión tomada y muy bien pensada. Bajo mi entender, eso ocurre por dos razones:

  • que la mente está llevando la situación, éstas son las creencias, valores, opiniones de los demás, lo que van a pensar de mi… Eso pesa más en la toma de decisión que cualquier otro factor
  • que aún no has activado del todo la consciencia corporal. El cuerpo es el único que te demostrará sin “filtros” lo que de verdad quieres y cuando actives esta consciencia ésta será tu mejor brújula. 

 

Buscar el equilibrio entre mente y cuerpo es lo que muchas actividades introspectivas intentan llevar a sus discípulos y de eso se trata, de encontrar este espacio lleno de paz y sabiduría que todos tenemos dentro para fluir en esta vida.

 

Esta es una de la razones de la madurez de la consciencia humana que soporta aquella tan famosa frase de mi paisano Paulo Coelho “el aprendizaje siempre llega cuando estás preparado.” que seguramente viene del proverbio antiguo zen “cuando el alumno está preparado, aparece el maestro” y yo aportando mi granito de arena, lo adapto a mis conversaciones: “las cosas solamente ocurren cuando la persona está preparada para ellas”. Si adelantamos este proceso de madurez, estropearemos todo y no disfrutaremos de la conquista como se merece. 

 

¿Qué otra señal necesitas para vivir en armonía y hacer lo que realmente quieres?

 

"Quién mira afuera, sueña; quién mira adentro, despierta." (Carl Gustav Jung)

 

Si te ha sido útil esta lectura y sientes que es un buen momento para plantearte una evolución personal, ponte en contacto conmigo para saber cómo puedo ayudarte.

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Juliana (sábado, 02 septiembre 2017 14:33)

    Fernanda, você merece todo meu respeito e mais profunda admiração gratidão, pela forma incansável com a qual se dedica ao seu objetivo e profissão com determinação.

    Estou muito feliz pelo seu grande trabalho, porque tenho a certeza que ainda há pessoas como você, que lutam em prol de uma vida melhor com sucesso.
    Que Deus faça você muito feliz nessa nova empreitada para que você possa ajudar outras pessoas a buscarem a sua felicidade!